Un Domingo por el Ibón de Estanés.

Ya os he hablado en otras muchas ocasiones de Jaca, para mí una de las ciudades más bonitas, versátiles y eclécticas del Pirineo. Puedes combinar todo tipo de actividades como el senderismo, el running, el mountain bike, el esquí en sus diversas modalidades así como un sinfín de deportes de aventura con las visitas culturales como ir a visitar la Catedral de San Pedro, el Monasterio de San Juan de la Peña, tanto el antiguo como el moderno o el puente de San Miguel (Aún recuerdo haber montado algún que otro rappel allí), Ciudadela de Jaca y su museo tanto militar como de miniaturas, Fuerte de Rapitán con unas excelentes vistas de toda la jacetanía , Iglesia de San Caprasio, Santa María, San Adrián de Sasabe y un largo etc. Unos kilómetros más arriba, ya en tierras francesas se inicia el camino de Santiago Aragonés que a través de la Canal de Berdún te lleva primero a Puente la Reina para enlazar con el Camino francés y este tras varios días de caminar o de ir en bicicleta te llevará a la Plaza del Obradoiro en primera instancia y si quieres y tus piernas aún están con ganas en última instancia a Fisterre y a Muxia.

Ciudadela de Jaca

Ciudadela de Jaca.

imagen2758

Puente de San Miguel. Al fondo la Peña Oroel.

Además, Jaca cuenta con una enorme oferta gastronómica y hotelera para todos los gustos y bolsillos. Desde comerte una hamburguesa gigante en el Bar Esteban, justo enfrente de la EMMOE hasta tomar unos pinchos y vinitos en el Marboré, Gorbea, en Bodegas Langa o en el Baviera, pero también excelentes restaurantes como el Biarritz que cuenta con la especialidad del Angus a la brasa, escalope de foie, o el lomo de Rape que está de escandalo. Doy fe de ello.

Cenita en el Biarritz.

Degustando unos somontanos en Bodegas Landa.

Steak Tartar en el Marboré con su correspondiente rioja.

Y si no es suficiente con todo esto y tu bolsillo te lo permite, podrás ir de compras por las numerosas tiendas de material de montaña, bicis, tiendas de ropa o de decoración… para gustos los colores.

Nosotros, esta vez y aprovechando un domingo que pintaba buen tiempo, y con la faena hecha el día anterior en la Peña Oroel decidimos irnos a la vertiente francesa para visitar el Ibón de Estanés y subir desde el Parking de Sansanet.

Nos levantamos temprano y tras desayunar, nos vestimos, preparamos mochilas y las metemos en la furgoneta. Damos un último repaso al material cerciorándonos de no dejarnos nada y arrancamos en dirección Somport. Unos 35 kilómetros nos separan al lugar en donde dejaremos la furgoneta, y en aproximadamente 40 minutos llegamos allí. Cual es nuestra sorpresa que encontramos el aparcamiento lleno. Bromeamos con que todo el mundo ha debido tener la misma idea de subir al Ibón y justo vemos que en un pequeño hueco podemos encajar el vehículo así que hacemos acopio de ello y en nada nos estamos calzando las botas y arrancando el GPS para grabar la ruta.

No recuerdo ya la última vez que subí al Ibón, pero rondaría el año 1991, así que sonrío pensando en que a pesar de que el tiempo pasa impasible, nunca he dejado de hacer lo que más me gusta, y es rodearme de paisajes tan enormes y preciosos como este que vamos a visitar.

Cruzando el puente solo salir del Parking.

Vistas a Ansó.

Panorámicas brutales de todo el Pirineo.

Partimos desde el propio aparcamiento por un camino que baja a mano derecha hasta el río y tras cruzar un pequeño puente nos metemos de lleno en dirección norte por un bonito hayedo y en clara ascensión que nos hace sacar la cámara para realizar las primeras fotos de la mañana. Al llegar a un cruce de caminos nosotros continuamos por el sendero que va de frente desestimando el que viene por la derecha ya que es el descenso desde el Valle d’Espelunguère. Giramos a izquierdas y se nos muestra la zona del Circo de Aspe en todo su esplendor, así que tomamos unas buenas panorámicas y aprovechamos para hidratarnos un poco. Hace bastante calor aunque al fondo, por la parte francesa unas nubes de tormenta asoman bastante amenazadoras. Tras dejar esta zona, subimos paralelos al cauce de un pequeño arroyo bastante seco y que podemos ir vadeando sin ningún problema a un lado y a otro aunque siempre resiguiéndolo a través de unos bonitos prados hasta llegar al Puerto de Estanés.

Llegando al Puerto de Estanés.

Medio objetivo cumplido.

Ibón de Estanés.

Ibón de Estanés.

Bajando en dirección Sansanet.

Último puente antes de llegar al Parking.

De aquí ya poca historia ya que se acaba el ascenso y ya podemos ver el Ibón y procedemos a descender hasta el margen sur y dar por concluida la mitad de la ruta. Desde aquí parten otros trazados, otras rutas y otros caminos que dan la vuelta al Ibón y que nosotros desestimamos ya que el tiempo se va poniendo cada vez peor. Sacamos algo de comida de las mochilas, y nos echamos en unas rocas a contemplar el paisaje y a charlar sobre otras montañas y lugares visitados con un denominador común. La belleza sin igual que albergan estos paisajes y la felicidad que nos otorga estar aquí.

Y empieza a chispear, así que recogemos al poco rato nuestros enseres y volvemos por donde hemos venido, resiguiendo de nuevo el track y visualizando la zona de Candanchú y Formigal en donde también hay muy buenas excursiones para hacer.

Sin más llegamos a la furgoneta con la sensación de que hay tantas cosas por ver, tanto por sentir… tanto por descubrir.

Datos técnicos:

Sin título33

Mapa de la Ruta:

Ibon de estanés

Ruta en wikiloc: https://es.wikiloc.com

Ubicación google de Parking Sansanet: https://www.google.es/maps

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s