El Montclar por Carcaixells.

Da igual la cantidad de montañas por las que hayas caminado a lo largo de tu vida, las cimas que has alcanzado, sean altas o bajas, humildes, o ambiciosas, con lluvia, con nieve, con un sol aterrador, con humedad, mosquitos o dinosauros… es lo mismo la cantidad de kilómetros que hayas recorrido andando, o montado a bordo de tu bicicleta por que cada camino, cada kilómetro, cada cima, cada montaña, cada viaje, cada recorrido y cada momento es único y siempre que te enfrentas a ello es como la primera vez, por eso hay que afrontarlo todo con decisión, con ilusión y con esperanza.

Decía Isaac López que el pasado nos limita, el futuro nos atemoriza y que como consecuencia, el único lugar seguro es el presente. Y así debería ser siempre, vivir el aquí, el hoy y el ahora para poder disfrutar de todos esos momentos que pasamos en los lugares en los que amamos sin que ningún otro pensamiento nos atenace y nos haga olvidar en donde estamos.

Justo ando disertando todo esto en el Cim del Montclar mientras bebo de la cantimplora, contemplo el paisaje y como unos frutos secos.

Hace un par de horas escasas que hemos arrancado desde nuestro punto de inicio que ha sido viniendo por la GIV-6611y justo en donde está el Hotel Mas Pla nos hemos desviado por una pista a la izquierda en donde aparcamos la furgoneta, en un camino de tierra bastante ancho.

Pillamos las mochilas con algo de agua, frutos secos y barritas, nos calzamos las botas, arrancamos el GPS y comenzamos a caminar por una tendida pista hasta la Masia de Can Llaurador, en donde ya podemos ver el Cim de Montclar a lo lejos. El camino se convierte en sendero y llegamos al Menhir de Can Llaurador, que parece ser que pertenece al Neolítico y ya en el año 1677 delimitaba los municipios de Solius y Santa Cristina d’Aro. Nosotros seguimos hacia delante ignorando todos los desvíos por los que pasamos hasta que llegamos a un viejo cartel en donde nos dice que tenemos Carcaixells a 25 minutos, cruzamos el torrente por una pasarela de madera y enseguida avanzamos en clara subida hasta llegar a un desvío que nosotros cogeremos a la derecha hasta llegar a una pequeña capilla esculpida en la roca. Tras las obligadas fotos en este Turonet, ya empezamos la parte más divertida de la excursión y vamos trepando por rocas, agarrándonos a cadenas que nos sirven de apoyo y de ayuda a la hora de progresar por la zona llamada Carcaixells de’n Dalmau, ya a unos 220 metros de altitud y en donde podemos disfrutar de unas bonitas vistas de la zona. Seguimos subiendo y negociando con los pasos y las rocas hasta llegar al paso de los Aritjols, donde se encuentra el puente metálico el cual está cerrado y es responsabilidad de cada uno cruzarlo, y así llegamos a una bonita zona en donde podemos descansar ya que ni mucho menos el recorrido se ha acabado y seguimos con los cables de vida, con las cadenas y las continuas progresiones arriba y abajo por las rocas. La tarde es inmejorable, quizás es el primer día de primavera en cuanto a calor se refiere ya que este año ha venido tarde, lo que le da un valor añadido a la tarde de hoy.

DSCF0490

Vistas desde el primer Turonet.

IMG_5118

Negociando los primeros tramos.

IMG_5128

Las vistas empiezan a ser verdaderamente bonitas.

IMG_5136

Tramo del puente.

Nos toca acabar de trepar por una cuerda en una parte bastante divertida y ya poco a poco y sin perder las marcas arribamos a la pista principal en donde nos lleva directo al Cim de Montclar, por la parte de atrás y no sin trepar antes por unas rocas para lograr el objetivo, nuestro pequeño objetivo de hoy.

IMG_5152

Últimos pasos

IMG_5155

Empezando la trepada de la cuerda.

El cim del Montclar en una cima de 417 metros de altitud y está si no me equivoco englobado dentro de los 100 cims, así que uno más para el saco. Quizás algún día toque hacer recuento y ver cuantos llevamos, quizás no.

IMG_5163.jpg

¡El cim!

Tras un buen rato de conversación, risas y reflexiones sobre el paisaje y la suerte que tenemos de ser conscientes de la belleza que nos rodea y dándonos cuenta de que se nos echa la noche encima, bajamos directos por la pista en dirección a Can Llaurador, el retorno es fácil, ameno y rápido por lo que no tiene mayor historia más que disfrutar por el camino recorrido e ir dejando el Montclar a nuestras espaldas en donde los últimos rayos de luz de la tarde nos regala una puesta de sol estupenda.

IMG-5172

El regalo del atardecer es brutal.

Mañana toca madrugar, levantarse muy temprano y pasar demasiadas horas en un lugar el cual te priva de momentos como estos… pero como decía al principio, mañana es el futuro, y sin embargo este atardecer, este olor a primavera, esta paz, esta serenidad, esta felicidad, esta puesta de sol, estos bonitos últimos rayos de sol que bañan Montclar, es este momento…y este momento es mágico.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s