Bosque, el lenguaje de la introspección.

Para mi gusto, siempre lo he dicho, vivimos en una sociedad muy acelerada, una sociedad que nos exige demasiado tanto a nivel personal como laboral. Corremos en exceso en todas direcciones y reflexionamos muy poco hacía donde nos dirigimos, hacía donde vamos y que decisiones tomar. Todo se reduce a un no parar, a realizar innumerables actividades; trabajar, ir al gym, salir a correr, cursos de inglés, yoga, de crecimiento personal, tareas domésticas, cuidar de nuestros hijos o esperar que llegue el fin de semana para salir a la montaña o quizás aguardar a tener unos días de fiesta para realizar una magnifica ascensión que llevamos tiempo preparándola para acabar colgándola en las redes sociales.

Reconozcamos que todos estamos enganchados de una u otra manera a nuestros teléfonos móviles. Solo hay que ver la consulta del médico, las paradas del autobús o del metro e incluso prestar atención a las personas que caminan por la calle. Demasiado apego a algo que no nos permite vivir el aquí y el ahora. ¡Cuantas personas vemos grabando con su móvil en los conciertos sin que eso les deje disfrutar del momento vivido!

Sebas, uno de los protagonistas de la última novela de Endika Urtaran titulada “Bosque” y que acaba de publicar Desnivel despierta tirado en pleno bosque y sin recordar lo que hace allí. Un traficante de poca monta, un urbanita con lagunas de memoria, un don nadie con total dependencia de la tecnología actual así como a la ropa cara, que no le queda más remedio para escapar de “Bosque” que aprender técnicas de supervivencia y orientación por él mismo con lo que recuerda haber visto en televisión. Pasan los días y tiene que aprender a vivir en un entorno hostil, así como poco a poco darse cuenta de todo lo que ha ido acumulando durante sus años de existencia no le sirve de nada allí, por lo que se va reencontrando consigo mismo conforme van pasando las páginas. Pero esto es solo el comienzo por que en “Bosque” ocurren muchas cosas, en realidad nada es lo que parece y quizás no sea tan fácil huir del pasado, como tampoco es fácil salir de ese lugar y volver a la ciudad. Una novela a caballo entre el thriller psicológico y lo bucólico, pero con unos momentos álgidos muy cercanos al terror.

¿Contará con ayuda? ¿Qué se está tramando a su alrededor? ¿Será capaz de descubrir quien es en realidad?

Dicho esto, reconozco que tras haber leído “Huida al Tibet”, del mismo autor y con el que ganó el Premio desnivel de literatura en 2011 ya tenía ganas de leer una nueva novela de él, y os aseguro que no me ha defraudado. Absolutamente recomendable.

Quizás necesitaríamos ser Sebas por unos cuantos días, alejarnos de la tecnología que nos hace ser tan dependientes, poder vivir el aquí y el ahora, observar el paso de las estaciones, bañarnos en las gélidas y transparentes aguas de una laguna y dormir al raso para poder disfrutar de esos magníficos cielos que se nos ofrece cada noche y que por una u otra razón no somos capaces de disfrutar, quizás al igual que el protagonista de “Bosque”, necesitemos olvidar nuestros fantasmas y demonios. Quizás.

9788498294026

 

  • Editorial: Ediciones Desnivel
  • Fecha de la edición: 2017
  • Lugar de la edición: Madrid.
  • Número de la edición:
  • Encuadernación: Rústica con solapa
  • Dimensiones: 14 cm x 21 cm
  • Nº Pág.: 128
  • Idiomas:Castellano

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s