Sur, la historia de supervivencia más grande jamás contada.

Me gusta mucho meterme pronto en la cama, a partir de las diez de la noche no suelo valer un pimiento, durante el resto del día tampoco es que valga mucho más.

El caso es que me coloco los auriculares, me pongo algo de música tranquila (aburrida dicen los que me conocen) y me pongo a escribir mi diario, a organizar mis futuros planes o rutas y a hacer la lista de la compra. También suelo leer aunque prefiero no hacerlo escuchando música ya que me acabo dispersando. Reconozco ser el Rey de la dispersión, me he apuntando a Yoga para intentar enfocar y canalizar toda mi atención pero ni por esas… cuando escucho la música tibetana en los momentos de meditación acabo imaginando y soñando con trekkings y ascensiones por el Himalaya.

Leyendo también me disperso a menudo como os decía; cuando veo la palabra “banquisa” por ejemplo, la busco en el mismo móvil y le doy a imágenes, de la banquisa de hielo paso a los osos polares, a los pingüinos, a las estaciones espaciales, a las go-gos de Pachá Ibiza y acabo viendo playas de Madagascar (Si es que las hay allí), de aquí me meto en el Facebook, en Ig o acabo conversando con alguien por whatsapp, así que amanezco con el móvil sin batería, los cables de los auriculares enrollados alrededor del cuello, el lápiz clavado en las costillas, la cara marcada de las espirales de la libreta y abrazado a algún libro. Debe ser alguna de mis muchas patologías que no tienen remedio.

La cuestión es que el último libro al que he dormido abrazado estos días es “Sur” de Sir Ernest Shackleton editado por Interfolio. ¡Si! ¡Exacto! El de aquel famoso anuncio digno de las mejores agencias de publicidad.

“Se buscan hombres para viaje peligroso. Sueldo bajo. Frío extremo. Largos meses de total oscuridad. Escasas posibilidades de regresar con vida. Honor y reconocimiento en caso de éxito.”

La friolera (chiste fácil) de cinco mil personas se presentaron al anuncio de las cuales fueron escogidas veintisiete.

Shackleton siempre ha sido presentado como un modelo a seguir en cuanto a liderazgo y a capacidad de decisión, pero realmente a lo largo de su vida no tuvo jamás éxito en las empresas que acometió. Intento sin conseguirlo en dos ocasiones llegar al Polo Sur, una con Scott en 1903 y otra que organizó él mismo cinco años después, así que tras la llegada de Scott a los 90º Sur intentó cruzar el continente antártico (hecho que narra este libro) desde el Mar de Weddel hasta el Mar de Ross con el Endurance. El 5 de Diciembre de 1914 partió desde el puerto ballenero de Grytviken en la Isla de Georgia del Sur para un mes y medio después quedar atrapado en el hielo de la plataforma del Mar de Weddel imposibilitando llegar a la costa del continente antártico. Durante año y medio fueron a la deriva atrapados por la banquisa hasta que finalmente el 21 de Noviembre del 1915 el Endurance se hundió a consecuencia de la presión que ejerce el hielo en el casco de la embarcación. El libro sigue narrando el desembarco de estos 28 expedicionarios en el hielo y como remolcando tres pequeñas embarcaciones sobre el hielo consiguen llegar a Isla Elefante donde no había ni un alma, así que Shackleton decidió jugarse la vida y realizar una de las aventuras más suicidas de los tiempos modernos que fue recorrer más de mil quinientos kilómetros junto con otros cuatro tripulantes en una pequeña barca por el peor océano del mundo con solo la ayuda del Sol y las estrellas para orientarse y a temperaturas muy por debajo de los cero grados. Este libro cuenta la historia de cómo sobrevivieron y como fueron finalmente rescatados los marineros que se habían quedado en Isla Elefante gracias al gobierno chileno y al buen hacer de Ernest al tercer intento. Sur contiene mucha épica, acción y heroicidad… ¿O quizás algo de inconsciencia? El caso es que es uno de los libros que mejor define la exploración antártica de todos los tiempos, y aunque me sigo quedando con el libro de Scott en cuanto a narrativa se refiere, sin duda es un libro que me ha hecho pasar muy buenos ratos.

Cuando el Endurance era aplastado por los hielos, Shackleton reunió a sus hombre y les dijo:

“Tengo dos noticias, una buena y otra mala: la mala es que nuestro barco se ha hundido, la buena es que volvemos a casa”

¡…Y vaya si volvieron!

581468_2455239677609_121240209_n1

Anuncios

Una respuesta a “Sur, la historia de supervivencia más grande jamás contada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s