La vida se ve mejor desde arriba.

Figuerola del Camp. Diez de la mañana. Un viento que pela las neuronas.

–       Hace mogollón de frío. ¿Nos quedamos a hacer un café en el bar o le tiramos a la ferrata?

Pregunta innecesaria. Pregunta absurda. Pregunta estúpida. Todos sabemos la contestación…

          Si quieres un café, pilla el termo, mételo en la mochila y tira para arriba.

          Entendido… pillo el termo, lo meto en la mochila, tiramos para arriba.

IMG_2560

Entrada horizontal a la ferrata

Nos abrigamos bien y tomamos como punto de partida una amplia zona de parking en la zona norte del pueblo, tomando las marcas del GR.175 por una amplia pista que sube en dirección a Prenafeta.

Les cuento a mis compañeros de ferrata que hace dos años y exactamente por estas fechas estábamos realizando la Ruta del Cister en mountain bike y precisamente hacía un viento de cara como el de hoy que no nos permitió meter más que el plato pequeño en llano… la subida a Prenafeta también se las traía aunque afortunadamente encontramos una pista con igual pendiente pero con mejor firme, así que cuando la repetimos unos meses después pudimos ir con mejores desarrollos. El viento diluye completamente mis palabras, tampoco importa demasiado lo que digo, son reflexiones en voz alta. Justo estamos llegando a una curva cerrada a la derecha donde hay un poste vertical que nos indica el sendero que va a pie de vía. El viento sigue soplando con fuerza aunque entre los árboles ya no se nota tanto.

Comenzamos a subir siguiendo unas marcas rosadas por un estrecho sendero, en unos minutos llegamos a la pared y allí nos encontramos un par de chicas con sus hijos, según nos cuentan van a iniciar a los pequeños en el noble arte de las grapas, así que para hacer tiempo nos sentamos tras unas rocas y sacamos el dichoso termo del café mientras charlamos y acabamos equipándonos.

IMG_2559

Justo antes de llegar a la escalera

La vía en si no tiene ningún tipo de dificultad, de hecho está catalogada como una k1 y lo que si tiene es múltiples posibilidades, así que es una vía perfecta  para los que se inician. Parece que a pie de vía haya dos entradas, una a la derecha y otra a la izquierda aunque lo suyo es entrar por el lado derecho, por la zona más horizontal. Así lo hemos hecho y sin ninguna dificultad hemos llegado a la parte de arriba, donde hay una escalera y hemos vuelto a bajar por una línea de vida que pasa por debajo de la escalera y que luego baja por un tramo equipado con una cadena hasta que hemos llegado de nuevo a pie de vía, hemos vuelto a repetir este tramo y al llegar de nuevo abajo hemos tirado por el tramo vertical, que se tumba ligeramente al final, así que un poco de diversión hemos  tenido aquí. Subimos la escalera y por un pequeño sendero se accede a pie de un nuevo tramo. Este tramo salvando las distancias me ha recordado al último tramo de Baumes Corcades, en Centelles. El viento aquí nos ha azotado con mucha fuerza así que nos hemos dispuesto a encarar la última parte que no tiene nada de especial salvo un pequeño desplome y el último escalón a bastante distancia, lo que hace que te tengas que estirar algo más de la cuenta. Una vez arriba y hechas las fotos de rigor hemos bajado por un pequeño sendero en vez de por la pista principal  para hacer de nuevo este último tramo ya más del tirón y deleitarnos con las buenas vistas sobre la zona.

IMG_2566

Tramo final de la ferrata, disfrutando de las mejores vistas del día

IMG_20131124_140124

Rapelando al final de la jornada, una vez terminada la ferrata

De nuevo abajo por el sendero hasta la escalera, de nuevo abajo a pie de vía por el tramo de cadena, de nuevo alguien dice…

          ¿Queda café?

          Algo queda, ¿Quieres?

          Vale, pillo.

          Vale, pilla.

          Ostras, me he debido rascar  todo el brazo izquierdo con el escalón… ni me he dado cuenta de ello.

          Vaya, te has dejado toda la piel allí, menudo moratón vas a tener mañana.

A todo esto y dando ya por finalizada la ferrata, montamos unos rápeles y nos dedicamos a practicar un poco de técnica y unos cuantos nudos. Al poco rato, plegamos cuerdas, recogemos amarras y desandamos la pista que nos ha traído hasta aquí. Días como estos merecemos disfrutarlos todos los fines de semana.

Track de la aproximación aquí.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s