Sergio Fernández, Summa Cum Laude en ciclomasoquismo

Cuando era algo más pequeño y casi no tenía uso de razón, (afortunadamente sigo sin tener demasiada) me regalaron un libro que me pareció y me sigue pareciendo un tesoro.
Se trataba del libro de Antoine de Saint-Exupéry, “El Principito”, el cual he leído y releído a lo largo de mi vida varias veces, y que siempre mantengo en la cabecera de la cama junto con otra media docena de libros que le hacen compañía, supongo que son como una especie de talismán, a veces cuando no tengo ganas de leer otros más actuales, los abro, leo un par de páginas y me evado con recuerdos, para poco después quedarme dormido.

De este libro lo que más me llamó la atención es la dedicatoria a León Werth (Cuando era niño), algunas frases y el dibujo nº 1 de la boa, lo que me sirvió de inspiración más adelante para cuando alguien me invitaba a que pintara un dragón por Sant Jordi, por ejemplo… dibujaba una cueva e insistía que el dragón estaba dentro. Cosas que tiene el no saber dibujar.

Pero quizás lo que más trastocó mi infantil y poco conectado cerebro fue imaginar el Desierto del Sahara, una inmensidad de dunas en donde no había vida ninguna, o eso creía yo… Después busqué y busqué imágenes, información y todo lo relativo a este desierto; siempre he sentido una especial atracción por él y por otros similares.

Hasta que un día y por casualidad vi por la televisión un reportaje sobre un tipo que se estaba o había cruzado varios desiertos en bicicleta, pensé… “este tipo los tiene bien puestos” y me quedé embobado con ciertas escenas del repor, el caso es que más adelante me enteré de que había publicado un libro, y como otras tantas cosas las vas dejando, hasta que al final no sabes por que resorte ni por que mecanismo la casualidad hace acta de aparición y el libro acaba en tus manos.

Sergio Fernández es colaborador de varios medios, de hecho podéis echarle un vistazo a su web, “con un par de ruedas“, donde día a día, semana a semana y mes a mes, nos deleita y nos hace envidiarlo de manera insana a partes iguales con alguna que otra aventura contada con un lenguaje propio, cotidiano y muy cercano.

El caso es que Sergio en “7 desiertos con un par de ruedas” publicado por Saga Editorial cuenta todas sus aventuras y desventuras por los desiertos de Outback, Atacama, Mojave, Namib, Kalahari, Gobi y Sáhara, unos 30.000 kilómetros de nada en completa soledad por estos desiertos recorridos entre los años 2003 y 2007, (el libro se publicó en 2007)
A “7 desiertos con un par de ruedas” ni le sobran datos ni le faltan historias, el autor nos acerca de primera mano a unos espacios en los que a priori, parecen lugares inhóspitos y vacíos, pero poco después de recorrerlo como él mismo cuenta, están llenos de vida, de riqueza y de experiencias.

Dentro de cada capitulo hay historias que no dejan al lector indiferente, como por ejemplo la historia del elefante Betsy-Joe ocurrida en Namibia, los blancos africanos en Namibia y Botsuana o el desierto florido en Estados Unidos, historias que nos acercan a unos personajes muy reales, aunque con unas realidades muy distintas a las nuestras.
Pero hay mucho más, Sergio nos cuenta todo lo acontece a la travesía en sí misma, su equipaje, la comida que portea en su Mountain bike, la cantidad de agua, sus miedos, sus alegrías y todas las experiencias y vivencias que adquiere viajando pedalada a pedalada.
Un libro que quizás te haga replantearte el destino de tus próximas vacaciones.

Volviendo a los pasajes del libro “El Principito”, uno de los que más recuerdo es el del mercader de píldoras especiales que aplacan la sed.
El mercader cuenta que las vende por que son píldoras que economizan el tiempo, ya que ahorramos 53 minutos por semana, que es el tiempo que empleamos en beber.
– ¿Y que se hace con esos 53 minutos?
– Se hace lo que se quiere… responde el mercader.
A lo cual el principito le responde que si tuviera 53 minutos para gastar, caminaría tranquilamente hacia una fuente…

No conozco a Sergio Fernández, pero estoy seguro de que si tuviera esos 53 minutos, haría exactamente lo mismo.

Desierto de Outback (Australia) © Sergio Fernández

Desierto de Outback (Australia) © Sergio Fernández

Desierto de Atacama © Sergio Fernández

Desierto de Atacama © Sergio Fernández

Desierto de Mojave © Sergio Fernández

Desierto de Namibia © Sergio Fernández

Desierto de Kalahari (Namibia y Botsuana) © Sergio Fernández

Desierto del Gobi (Mongolia) © Sergio Fernández

Camino al Desierto del Sáhara (Norte de Africa) © Sergio Fernández

Anuncios

Una respuesta a “Sergio Fernández, Summa Cum Laude en ciclomasoquismo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s